BÚSQUEDA POR TAGS: 

4/5/2020

Please reload

NOVEDADES RECIENTES: 

SÍGUENOS:

Donde crees que está ...... ¡¡¡NO ESTÁ!!!

3 Jun 2016

Esta célebre afirmación, popularizada por la insigne terapeuta Ida Rolf, encierra una verdad que muchas veces nos pasa desapercibida. A lo largo de mi trayectoria profesional he aprendido a no dar por sentado que voy a solventar una disfunción, por muy evidente, simple y frecuente que parezca el caso que me presenta una persona cuando acude a mi consulta.

Y es que, cuando un cliente acude a nuestro gabinete aquejándose de molestias en una cierta parte del cuerpo, nuestra inercia inicial es dirigirnos hacia el punto del dolor para intentar solventar ese malestar acuciante. Esta inercia natural, nos impide realizar una observación del caso desde una perspectiva más amplia, olvidando que esas molestias pueden ser reactivas a disfunciones que se encuentran en otra zona del cuerpo, en ocasiones muy alejada del punto donde han saltado las “alarmas”. 

 

Un claro ejemplo de este cuadro de dolor reactivo serían las molestias cervicales ante una rectificación de la lordosis de las vértebras cervicales (ver figura n.1).

 

 

 

Figura n.1

 

 

En esta imagen podemos observar una rectificación cervical, y como la lordosis cervical no sólo ha desaparecido, sino que existe una cierta cifosis en las vértebras cervicales medias.

 

 

 

 

 

 

Generalmente, una rectificación cervical aparece después de un traumatismo donde ha habido una compresión de las facetas articulares de las vértebras cervicales y, al inflamarse, han provocado la rectificación para crear espacio entre ellas y aliviar la inflamación*. Este cuadro es más frecuente en personas con un cuello largo y fino, que en las personas que poseen un cuello más corto y robusto. Este cuadro es un mecanismo defensivo que aparece ante una situación de peligro para la columna. La musculatura responsable de mantener en esta posición a las vértebras cervicales no es otra que la musculatura prevertebral (ver figura n.2).    

 

 

 

Figura n.2

1.Largo de la cabeza, 2.Largo del cuello

 

 

Los músculos largo de la cabeza y largo del cuello, que están situados por delante de las vértebras cervicales, son los principales responsables del mantenimiento de la rectificación del cuello.

 

 

 

 

 

* Las causas de la aparición de la rectificación cervical pueden ser múltiples, por lo que debemos asegurarnos que se ha descartado todo tipo de lesión mediante un diagnóstico realizado por personal sanitario.

 

Efectivamente, serán los músculos que se ubican justo en la cara anterior de los cuerpos vertebrales los que provocarán la rectificación. Los músculos largo de la cabeza y largo del cuello, al flexionar el cuello y la cabeza y flexionar las vértebras entre si, crean espacio en las carillas articulares, liberando la compresión y aliviando el dolor. Si, una vez desaparecido el cuadro inflamatorio y, por motivos diversos, se mantuviera el patrón muscular, esta musculatura entrará en hipertonía y mantendrá la rectificación de la lordosis cervical, aun cuando la causa inicial ya no esté presente.

 

Cuando este cuadro, una vez desaparecida la inflamación, se mantiene en el tiempo, crea un patrón postural nuevo para la persona. Ante este nuevo patrón la musculatura situada en la cara posterior del cuello entrará en espasmo defensivo intentando extender el cuello para recuperar la lordosis cervical y su normal fisiología (ver figuras n.3 y 4).

 

 

 Figura n.3                                                  Figura n.4

 

 

Figura n.3: 1.Esplenio de la cabeza

Figura n.4: 1. a 4. Músculos suboccipitales, 5. Rotadores vertebrales largos y cortos del cuello, 6. Semiespinoso de la cabeza.

 

Cuando esta musculatura posterior del cuello, que se encuentra en desventaja mecánica pues se halla estirada por la flexión cervical y trabajando en excéntrico, no pueda conseguir normalizar a las cervicales, entrará también en espasmo. Estos músculos serán los primeros que se “quejarán” provocando malestar y molestias en la cara posterior del cuello, quedando la musculatura prevertebral, la principal causante del problema, en un segundo y “silencioso” plano.

 

Aquí es cuando aparece la paradoja que da título a este artículo; si seguimos nuestra inercia de trabajar donde la persona nos relata su malestar, podemos encontrarnos con que habremos trabajado durante varias sesiones la musculatura de la cara posterior del cuello, sin conseguir mitigar ni un ápice los síntomas del malestar, e incluso en muchos casos, los síntomas empeoran sin que le encontremos un sentido aparente.

 

Un ojo entrenado en el análisis postural, el relato de la persona que nos indica que puede estar presente un cuadro de rectificación del cuello y la palpación  de la musculatura prevertebral, nos puede hacer intuir la presencia de una deslordosis cervical, que en el mejor de los casos una radiografía nos confirmará.

 

Una vez confirmada la rectificación cervical, el abordaje de la sintomatología de este estrés postraumático, será liberar primero a la musculatura situada en la cara anterior del cuello, para ir progresivamente devolviendo el tono, longitud y fisiología a la musculatura extensora del cuello y cabeza.

 

 

Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Vimeo Social Icon
  • Twitter Social Icon

CONTACTO

Para cualquier duda o consulta, puedes ponerte en contacto con nosotros:

 

Información
Telf. 93-780 25 58
info@kynalis.com

Nombre *

Email *

Asunto

Mensaje

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Vimeo Icon

© 2017 by Kynalis